Friday, June 24, 2011

Malicia en el País de las Pasantías

Tapa del libro "Intern Nation". Fuente: Versobooks.com
Por Robert Valencia

El blog “Stuff White People Like” (Cosas que a los blancos les gusta) alcanzó la fama desde que inició a enumerar jocosas características que supuestamente comparten entre sí. Una de esas son las pasantías no pagas (o unpaid internships en inglés), donde se menciona que, mientras que para el resto del mundo el concepto de largas horas de trabajo sin remuneración es igual que la esclavitud o el trabajo forzado, para los blancos es considerado una etapa esencial en su desarrollo profesional y como “caucásicos”.

Aunque lo que se acaba de mencionar es en plan de broma, este cuadro general que  se refleja en todas las razas y etnias no está alejado de la realidad, y las pasantías no pagas se han convertido en la excusa perfecta para algunas compañías y organizaciones en reclutar jóvenes recién graduados a sus filas laborales sin incluirlos en la nómina ni brindarles los beneficios que un empleado normal recibiría. Al parecer, el hablar del tema era algo engorroso pero una persona decidió poner al escarnio público aquel bajo mundo de las pasantías no pagas: Ross Perlin, a través de su recién publicado libro “Intern Nation” o “Nación de Practicantes”.

Sunday, June 19, 2011

40 Años de Lucha: ¿Ha Valido La Pena?


Pablo Escobar, insignia indiscutible de la guerra librada
contra el estado colombiano. Fuente: ilovepwnage.com

Por Robert Valencia

En el blog anterior, se mencionó al escritor chileno Raúl Rivera (y la promoción de su libro), quien en una entrevista había afirmado que el narcotráfico es una industria “aún más vibrante en los países desarrollados, donde los distribuidores capturan el 90 por ciento del valor agregado. Rivera aduce que los cárteles mexicanos y suramericanos son proveedores de un producto que Estados Unidos y Europa—principales consumidores—han declarado ilegal “en un esfuerzo fallido por controlar el insaciable apetito de sus ciudadanos por las drogas”.

Rivera no falta a la verdad en este caso, pero si hay algo más valioso que el valor agregado del que acota es el número de vidas que ha cobrado 40 años de lucha contra los estupefacientes en Latinoamérica. La guerra (frase favorita de finales de los años 60 y durante la década de los 70 para lanzarse en ristre contra los males estadounidenses como la pobreza, dicho por Lyndon B. Johnson, y el conflicto bélico en Vietnam) de las drogas fue iniciada por Richard Nixon en 1971, con un presupuesto de USD$155 millones. Según fuentes, si se tiene en cuenta la inflación, el presupuesto de hoy—$15 mil millones—es 17 veces mayor al de aquella época. Nixon en ese entonces lo llamó el “enemigo número uno”. 

Wednesday, June 15, 2011

¿Hay Un Cuarto de Hora para Latinoamérica?

Fuente: The Economist
Por Robert Valencia

El chileno Raúl Rivera Andueza, presidente fundador del Innovation Forum, recientemente inició un periplo por Latinoamérica para promocionar su libro “Nuestra Hora: Los Latinoamericanos en el Siglo XXI”, el cual ofrece una visión de una región con mayor presencia en la arena internacional, gracias a sus recursos y capital humano, y por encima de sus eternos fantasmas nefastos como la pobreza y el subdesarrollo. El libro, según algunas fuentes, ha tenido una fuerte acogida, incluso entre escritores de la talla de Mario Vargas Llosa, quien la cataloga como una “obra magnífica”.

De acuerdo a Rivera, las venas abiertas de las que apuntalaba Eduardo Galeano parecieran cerrarse: Latinoamérica ha logrado cerrar la brecha de la pobreza y ahora posicionarse como una sociedad de clase media, donde los pobres ahora viven en Asia y en África, pero no aquí; donde no existen estados fallidos por causa de la violencia o el narcotráfico, y donde no existen dictadores o gobernantes populistas como Chávez. Rivera mencionó, incluso, que su libro no se basa en el optimismo sino en la realidad, que se preocupa porque los latinos se enriquezcan sin tener conocimiento de causa sobre su rol en el mundo, y conmina a una mayor unidad regional. 

Monday, June 13, 2011

Ni en Serio Ni en Siria

Tom MacMaster, propietario del blog
 "Gay Girl in Damascus" Fuente: The Guardian

Por Robert Valencia

Este fin de semana se reveló otro de esos tantos casos mediáticos que pasaron de la objetividad al mito. Nos referimos a “Gay Girl in Damascus” un blog que narraba las aventuras de Amina Abdullah Arraf, una supuesta lesbiana sirio-estadounidense inspirada en las reyertas de Egipto y Túnez. Gran parte de su ascendiente popularidad fue debido a que habia “expuesto” su orientación sexual en un país donde se imponen leyes conservadoras.

Sin embargo, el blog no pertenecía a una mujer que vivía en Damasco, sino de un estadounidense llamado Tom MacMaster y que, según la cadena radial NPR, es un estudiante radicado en Escocia.  Otros blogueros comenzaban a tener sospechas sobre la veracidad de su contenido, luego de que una supuesta prima llamada Rania O. Ismail había anunciado la desaparición de Amina. En cuestión de días, se creó un grupo llamado “Liberen a Amina” con más de 13,000 “Me gusta”.

"Liberen a Amina Arraf" - La supuesta campaña para dejar
en libertad a la inexistente sirio-estadounidense.
Fuente: The Atlantic
Al ver que la cuerda se empezaba a reventar por lo más delgado, luego de que las revueltas en Siria se intensificaran y medios de comunicación mundial le hicieran seguimiento, MacMaster optó por sacar la verdad a la luz y mencionar que “no esperaba este nivel de atención, aunque los hechos en este blog son verdaderos. No creo que haya lastimado a nadie”.

En referencia a esta última parte, los activistas pro-LGBT no están tan seguros de ello, y a decir  verdad, los blogueros y medios de comunicación ponen en tela de juicio tal afirmación. Ante este engaño, recuerdo una frase de Margarita García Robayo, creadora del extinto blog “Sudaquia”, quien decia que la blogósfera es como las paredes del baño en internet, "donde cualquiera puede tomar un lapicero y escribir cualquier cosa".  Lastimosamente, MacMaster pareciera darle la razón a la escritora cartagenera.

Este, pues, es otro caso más de cómo alcanzar la fama a expensas de una situación inestable y que ha captado la atención del mundo entero, mientras que otros blogueros y periodistas arriesgan su vida verdaderamente por lograr la primicia, como lo ocurrido con Tim Hetherington en Libia. Como diría Andy Carvin de NPR—asiduo seguidor--sobre tal blog: “Una de las bromas más crueles que haya presenciado”. 

Tuesday, June 07, 2011

Carne Trémula

Por Robert Valencia

Foto: Imagen de Anthony Weiner, representante por Nueva York y enfrascado en un
escándalo sexual.

Es indudable la fascinación de los estadounidenses por los affairs extramaritales o cuanto escándalo sexual salga a la luz que involucre a parlamentarios o presidentes. Incluso desde los inicios de este país, cuando el presidente Thomas Jefferson escribiera la Declaración de Independencia, con una premisa que nos sabemos de memoria: “Que somos dotados por nuestro Creador de ciertos derechos inalienables…entre estos la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”. Pero además de “buscar la felicidad” con su esclava Sally Hemings mediante una relación de 38 años, también se ganó un escándalo por no reconocer a los hijos que concibió con ella.

Y ya lo que sabemos es historia: Los sonados romances de Kay Summersby con Dwight Eisenhower, John F. Kennedy con Marilyn Monroe, el de Lyndon B. Johnson, el de Clinton con la Lewinsky, y el encuentro sexual del ex-gobernador de Nueva York Eliott Spitzer con una atractiva cortesana en Washington, D.C.

Pero en los últimos meses, la política estadounidense ha producido una seguidilla de culebrones que inspirarían a Corín Tellado o a Paquita la del Barrio y sus canciones que "enaltecen" el genero masculino. John Edwards, antiguo candidato a la presidencia en 2008, ahora enfrenta cargos por malversación de fondos de campaña a fin de encubrir sus amoríos con su empleada Rielle Hunter. Otros políticos recientemente caídos en desgracia son Arnold Schwarzenegger, de cuyo tórrido romance nació un niño; el representante republicano por Nueva York Christopher Lee y su infame foto en Craigslist; el ex gobernador de Carolina del Sur Mark Sanford y sus escapadas a tierras argentinas; y ahora uno más que se une a esta infame lista es el representante demócrata por Nueva York, Anthony Weiner, quien al principio desmintió la publicación de una foto mostrando su entrepierna y que, finalmente, reconoció tener además conversaciones subidas de tono. [Cabe darle una mención de honor a Dominque Strauss-Khan, aunque no sea estadounidense].

Por lo regular, la escena siempre es la misma: el funcionario público con su típica cara de frustración que pide disculpas públicamente por que olvidó lo que aprendió de moral y ética en sus años universitarios, acompañado por su abnegada esposa quien jura amor, lealtad y apoyo incondicional a su marido por saecula saeculorum [con la excepción de María Shriver, quien se divorció del Gobernator]. Estas escenas sirvieron de inspiración para la serie de la CBS "The Good Wife" (La Esposa Buena), protagonizada por Julianna Margulies.

Sin embargo, poco o nada se sabe sobre la otra versión que también involucra personajes femeninos, es decir, las damas a las que los políticos profesaron en secreto sus bajas pasiones, hasta llevarlas a cabo. Sin apelar a la misoginia, no es menos reprochable la acción de ciertas damas prestantes quienes al saber que se tratan de figuras públicas, buscan sus 15 minutos de fama. Este es el caso de Meagan Broussard, quien haciendo uso del refrán “del árbol caído todos hacen leña” dijo en una entrevista que había tenido seis conversaciones con Weiner vía Facebook. Me pregunto si las charlas eran de contenido sexual, ¿Por qué no lo sacó de su lista de amigos si se sentía incomoda? Otra mujer en Las Vegas reveló contenidos del mismo nivel con Weiner, y así, se ha ido generando un efecto dominó, ganando fama y dinero en entrevistas y fotos comprometedoras a expensas de este diputado.

Por supuesto, esto de ninguna manera exime a estos políticos, quienes al verse descubiertos rompen en llanto y, en última instancia, renuncian. La realidad de las cosas es que estas personas, como los artistas y otros famosos, son figuras que no son vistas como humanos comunes y corrientes, por lo cual deben estar a la altura de su posición de liderazgo, y que quizá para desgracia de estos mismos, su margen de error se debe mantener al mínimo. Y aquí surge la gran paradoja: Son funcionarios públicos que controlan el destino de sus comunidades por medio de decretos y proyectos de ley, pero que no pueden dominar el deseo de cometer arbitrariedades extramaritales, mucho menos cuando creen que nadie los está viendo.

Wednesday, June 01, 2011

Ojalá Que Llueva Chocolate

Por Robert Valencia

Si abriéramos este nuevo blog con la noticia de una nueva masacre en alguna parte de México, inadvertidamente formaría parte de los anales históricos de una guerra que ya ha cobrado cientos de miles de vidas. Pero cuando el siguiente video captura una escena casi surrealista, donde se encuentran la crueldad de los maleantes, la ternura de unos niños y la valentía de una maestra en las inmediaciones de un jardín infantil en Monterrey, cala en lo más profundo al grado de querer estallar en sollozos:


Este video corresponde a la inmediata reacción de Martha Rivera Alanís, profesora de kínder, quien en medio del fuego cruzado entre dos bandas criminales, ordena con frases de cariño a sus 15 pequeños alumnos a que se lancen al suelo manteniendo sus cabezas a ras de piso, por miedo a que una bala perdida alcance a alguno de ellos. Los pequeños, acorazados en su inocencia, obedecen al llamado de Rivera Alanís quien opta por cantar una canción para mantener la calma: si las gotas de lluvia fueran de chocolate//me encantaría estar ahí. La maestra luego pregunta si querían chocolate, a lo que al unísono los chicos responden “Yo!” Abriendo la boca para saborear//. Los niños siguen las instrucciones de la profesora y, afortunadamente, salen ilesos.

Por su proeza, Rivera Alanís fue condecorada por las autoridades del estado de Nuevo León, amén de seguir correctamente los protocolos de seguridad establecidos por la escuela. Al recibir la mención de honor, la profesora citó que su mayor orgullo reside en sus alumnos que, aunque reconoció tener temor, fueron los que le dieron valor para enfrentar ese momento de terror.

Es evidente que las reacciones ante el video son diversas. Unos aplaudiendo la acción de Rivera Alanís y otros culpando al Presidente Felipe Calderón por “alborotar el avispero”. Sin embargo, hago hincapié en lo que mencionó Moisés Naím esta semana: la lucha contra esta violencia no solamente la debe librar el mandatario, sino todo un país. Para llevar a cabo tal objetivo, solo basta con mirar este video, pues las generaciones futuras merecen un mejor destino. Ojalá que caigan más gotas de chocolate para aquietar esa lluvia de balas.